Plaza del Regimiento de los Húsares de Ontoria

Con el paso del tiempo esta plaza ha ido cambiando de nombre y de configuración; comenzó siendo la Plaza del Mercado, al finalizar la Guerra Civil le nominaron como Plaza del General Emilio Mola para final y afortunadamente acabar con el nombre actual en 2014.

Por ambos lados de la plaza bajaban sendos arroyos que recogían las aguas desde la zona mas alta del pueblos como puede verse en las dos fotos más antiguas; posteriormente se canalizaron ambos arroyos para quedar ocultos bajo el asfalto. miento de Húsares de Ontoria”.

Origen del nombre de la Plaza:

El nombre de “Regimiento de Húsares de Ontoria” le fue concedido al Regimiento mixto de Caballería e Infantería que mandaba el Coronel Juan de Balmaseda por su victoria en el combate que tuvo lugar el día 21 de Mayo de 1838 en la villa de Hontoria del Pinar (Burgos).

El Coronel carlista Balmaseda se encontraba en Quintanar de la Sierra y, a través de su servicio de inteligencia militar, fue informado de que se encontraba en Hontoria del Pinar el Coronel Mayols, con una columna militar de tropas isabelinas, similar en número a las suyas y que pasarían la noche en ese pueblo.

El Coronel Balmaseda, tras una breve reunión con sus Jefes y oficiales, da la orden de trasladar sus tropas para llevar a cabo un ataque por sorpresa en Hontoria. El recorrido se llevó a cabo posiblemente por el camino de carros que desde Quintanar, desborda el Portillo de Vilviestre, pasa junto a la Covachona y llega a Hontoria.

Se inicia el ataque en una oscura noche, cercando el pueblo, ordenando previamente que sus tropas lleven en el uniforme un distintivo blanco para distinguirse de los enemigos. El combate fue encarnizado, luchando con gran  valor ambos bandos, y con heroica resistencia por parte de las tropas liberales. A las voces de “cuartel” se iban entregando muchos y la resistencia disminuía en casi todos los sitios hasta la rendición final. Hubo muertos y heridos en ambos bandos y el Regimiento mandado por el Coronel Balmaseda hizo 499 prisioneros de tropa y 27 jefes y oficiales y que ascendían a igual o mayor número que los vencedores.

Por esa acción de guerra el aspirante al trono, D. Carlos de Borbón, ascendió a Brigadier al Coronel Juan Manuel de Balmaseda y en memoria de aquel combate el Regimiento fue distinguido con el nombre de “Regimiento de Húsares de Ontoria”.

Antonio Pirala Criado: (Madrid, 27 de marzo de 1824 – Madrid, 22 de junio de 1903), historiador y político español, conocido por sus obras sobre la historia de las Guerras Carlistas.

1927

Familiares de Arsenio Ortega Costalago de visita en Hontoria.

Arsenio Ortega Costalago era natural de Espeja de San Marcelino; en la foto puede verse a su madre junto a dos primas sujetando a uno de sus hijos.

1949

Elvira Prieto junto a su prima.

Familiares de Elvira disfrutan de unas vacaciones en Hontoria; vivían en  Costa Rica y no había vuelto desde su marcha.

La foto fue tomada el 25 de agosto de 1949.

Años 60, vista general de la plaza

Las cuatro casas (orientadas al sur)  que forman la plaza eran propiedad de:

  • Anatolia Navazo, hija de Emilio Navazo
  • Cándido Sanz y Gregoria Navazo, abuelos de Elvira Prieto
  • Florentino Berzosa
  • Felix Navazo (tío Carrasca) y Catalina Berzosa

Años 70.

 

Mariano Prieto y Lucía Sanz, (padres de Elvira Prieto) delante de su casa.

La inauguración tuvo lugar el 26 de septiembre de 2014.

El nombre del “Regimiento de Húsares de Ontoria” le fue concedido al Regimiento mixto de Caballería e Infantería que mandaba el Coronel Carlista Juan de Balmaseda por su victoria en el combate que tuvo lugar el día 21 de mayo de 1838 en la villa de Hontoria del Pinar sobre las tropas isabelinas del Coronel Mayols.

El Escuadrón de los Húsares de Ontoria fue creado durante la Primera Guerra Carlista (1833-1840) por un antiguo oficial carlista, Juan Martín de  Balmaseda, compañero del cura Merino y nacido en Fuentecen (Burgos). Fueron armados desde el inicio con lanzas y sable y un uniforme similar al de los Húsares de Arlabán, dolmán blanco con cordonadura roja y verde en los alamares; la pelliza  de piel de lobo o carnero.

En el frente castellano protagonizaron brillantes acciones, llegando a ser realmente temidos por el ejército liberal de Castilla. Este regimiento estaba formado por legitimistas leales y consideró una traición el Convenio de Vergara, realizando una arriesgada y valiente cabalgada por territorio enemigo para unirse a las fuerzas de Cabrera en el Maestrazgo en 1839, con las que combatió hasta el final de la guerra. Adoptaron como gallardete en sus lanzas la conocida enseña de la calavera y las tibias y cambiaron su boina azul por la roja que empleaba el estado mayor de Cabrera.

2 Comments

  1. Clara Reinaldos de Miguel dice:

    Es nuestra Hontoria del Pinar esta sin H

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *