Mayorico Laguna y su esposa Angelita de la Mata

Fotografías cedidas por: Moisés Laguna de la Mata

Mayorico Laguna Rejas, alcalde y emprendedor por Moisés Laguna de la Mata

La fatídica tarde del 31 de octubre de 1972 marcó la vida de mi padre.

Volvía a Hontoria, desde Burgos, después de una jornada de trabajo atendiendo sus obligaciones municipales como alcalde. Estaba anocheciendo, la visibilidad era mala, cuando a la altura de Cubillo del Campo, su Renault 10 es estrelló contra un Dodge que venía por el carril contrario. Le acompañaban mi madre, don Eliseo (secretario municipal) y su mujer doña Lusti.

Mi madre, Angelita de la Mata, falleció a consecuencia del mismo.

Había nacido en Hontoria del Pinar el 6 de Diciembre de 1931 y de primer nombre le pusieron Polieronio, que es el santo del día como todo el mundo sabe. Afortunadamente todos le llamaban Mayo y así le conocen todos en su pueblo.

Mayo era el menor de los cuatro hijos (Mariano, Ricardo, José y Mayorico) que tuvo el matrimonio formado por Crescencio Laguna y Engracia Rejas.

Su padre, Crescencio, era natural de Villaverde de Iscar (Segovia), y como muchos paisanos suyos, vino a Hontoria para trabajar en la industria resinera. Solía decir que llegó a Hontoria con su hermana Paulina, una silla, seis pesetas y una burra. Conoció a Engracia Rejas y se caso con ella, mas tarde montaron una panadería en la que trabajaron todos los hermanos y que, hasta hace unos años, regento mi tío Mariano.

Mi padre era lo que hoy se conoce como “un emprendedor”; además de ayudar en la panadería a sus padres y hermanos, ya de muy joven comenzó a trabajar en el negocio de la leña y años después montó un aserradero. También tuvo un taxi e hizo sus pinitos en el negocio de los seguros.

Mi madre no le andaba a la zaga, pues mientras él atendía el aserradero ella atendía su clientela en el local de “Vinos y Ultramarinos” que montaron en nuestra misma casa. Allí acudían todos los vecinos del barrio de abajo que se ahorraban una buena caminata y charlaban un rato con “la Angelita”; con frecuencia, también los vecinos del barrio de arriba bajaban en busca de buen aprovisionamiento y agradable conversación.

Mi padre fue alcalde de Hontoria del Pinar desde 1971 hasta 1976; sucedió en el cargo a José Navazo de la Mata y le sucedió Germán Muñoz Alonso. Como todos los alcaldes, tuvo aciertos y errores, ya se sabe que nunca se puede contentar a todos pero, gracias a su carácter dialogante y su simpatía, pudo superar las dificultades.

Su carácter emprendedor también se puso de manifiesto en la Alcaldía ya que acometió actuaciones muy importantes para el desarrollo del pueblo; concentración parcelaria, ordenación de montes, ampliación de piscinas, etc. y otras que no llegaron a cuajar como el campo de golf junto a las piscinas; seguramente esto era adelantarse mucho a los tiempos. Claro que tuvo la suerte de contar con un grupo de concejales que le supieron acompañar y aconsejar: Francisco Rejas, Ángel Juez, Luis Gómez, Pedro Sanz, Ángel Sanz, Germán Muñoz y otros que ahora no recuerdo. Muchas veces le hemos oído  decir en la pequeña cocina de nuestra casa en el barrio de abajo, que un alcalde es quien tiene que tirar para adelante, pero siempre con el apoyo en bloque de los concejales.

Una de sus obsesiones como alcalde era la de hacer de Hontoria un pueblo limpio, acogedor y abierto a los forasteros; le gustaba ver a los alguaciles bien uniformados, las calles limpias y asfaltadas; se preocupó de mantener y mejorar las fiestas patronales, reformó el trinquete con pared larga para que hubiese buenos partidos de pelota y a la inauguración vinieron los pelotaris Lajos y Retegui I.

La muerte de mi madre fue traumática para todos nosotros; mi padre continuó de alcalde hasta 1976 y nos tuvimos que trasladar a vivir a Burgos. Siempre que podíamos nos veníamos a Hontoria a casa de la abuela materna Ascensión y con nuestro tío José Luis que ejercía de hermano mayor.

Mi padre falleció el 28 de agosto de 1988 con 57 años, mi madre había fallecido con 39 aquella fatídica tarde del 31 de octubre de 1972.

Siempre estaréis en nuestros corazones.

Moisés, Mayorico y Oscar.

Toma de posesión

Mi padre fue alcalde de Hontoria del Pinar desde 1971 hasta 1976; sucedió en el cargo a José Navazo de la Mata y le sucedió Germán Muñoz Alonso.

Durante la toma de posesión en el salón de actos del Ayuntamiento estuvo acompañado por Jesús Gay (gobernador civil de Burgos) y Fernando Dancausa (alcalde de Burgos). También reconocemos a don Eliseo (secretario municipal), Carlos Orihuel (administrativo municipal) y detrás a los concejales Ángel Sanz y Francisco Rejas.

Toma de posesión

En esta imagen, tambien podemos ver José Gallego, Ángel Juez y Pili «la boticaria».

Una de sus obsesiones como alcalde era la de hacer de Hontoria un pueblo limpio, acogedor y abierto a los forasteros; le gustaba ver a los alguaciles bien uniformados, las calles limpias y asfaltadas; se preocupó de mantener y mejorar las fiestas patronales, reformó el trinquete con pared larga para que hubiese buenos partidos de pelota y a la inauguración vinieron los pelotaris Lajos y Retegui I.

Preparado para la romeria

Como todos los alcaldes, tuvo aciertos y errores, ya se sabe que nunca se puede contentar a todos pero, gracias a su carácter dialogante y su simpatía, pudo superar las dificultades.

Aquí le vemos con el atuendo serrano, preparado para acudir a la romería; seguramente se trate de la Romería Castellana en la ermita de la Virgen de las Nieves organizada por el Orfeón Burgalés el 14 de septiembre de 1.953

 

Este evento fue filmado para el NODO y lo puedes ver en la filmoteca de Rtve en la siguiente dirección:

http://www.rtve.es/filmoteca/no-do/not-558/1483083/

5 Comments

  1. Mercedes dice:

    Muy emotivo.
    Como sabes, ambos eran muy queridos en nuestra familia. Siempre oí a mi padre que su prima Angelita era una hermana más para él. Nunca los hemos olvidado.

  2. JuanS dice:

    Recuerdo bien , a pesar de mi corta edad de entonces , aquella tienda de ultramarinos a la que iba cada vez que conseguia unos pocos céntimos para comprar confites ,siempre , siempre recibiendo un trato excepcional .
    A partir de aquel 31 de octubre del 72 , el barrio de abajo ya no volvio a ser lo que era .

  3. Eva dice:

    Qué bonito homenaje a tus padres!!!

  4. Engracia Laguna Gallego dice:

    Que golpes da la vida! No puedo recordar un golpe tan duro durante mi juventud como el accidente de los tíos.
    Quiero compartir una experiencia, cuando de pequeña subiendo a la Cruz se me rompió una sandalia y me fui derecha a la casa de los tíos. El amor con que me recibieron, la tía revolvio » Roma con Santiago» hasta que encontró otro par que me valiera, nunca olvidare, con el cariño y la generosidad con que trataban a todo el mundo, como a mi aquel día. Daban todo con el corazón.
    Todavía puedo ver a los tíos bailando la canción «Islas Canarias» en la plaza en las fiestas, tan guapos y tan felices.
    Gracias por compartir algo tan íntimo y tan emocional.
    Muchos besos de tu prima,
    Engracia

  5. Mayorico Laguna De La Mata dice:

    Gracias a todos por vuestras palabras de cariño y cercanía. Yo viví todo esto con mucha proximidad y la verdad que sigue doliendo cada vez que lo recuerdo por la fuerza de los acontecimientos viendolos hoy aún como si de una cámara se tratara en fotógrafias dramáticas . Pero fue mucho lo que nos dieron en el poco tiempo que tuvimos de disfrutar de ellos. Supimos recoger parte de los valores imprescindibles para afrontar el resto de nuestras vidas. Desde allí donde estéis gracias por seguir con nosotros y por llevar esa luz que nos ha guiado a los tres durante todos estos años.
    Y gracias por darme en este caso a mi la herencia más preciosa de todas, el nombre que me regalasteis y que siempre he llevado con orgullo por aquellos ligares que me ha tocado viajar. Mayo para los amigos y conocidos. Gracias papas.
    Mayorico Laguna De La Mata

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *