Francisco Cámara Benito

Farmacéutico y Alcalde

Don Paco y Doña Justa en la puerta de la farmacia

Foto cedida por: Faustina Manso Rejas

Francisco Cámara Benito, fue el farmacéutico de Hontoria durante muchos años, desde 1903 hasta su fallecimiento en 1940. Sucedió en el cargo a Manuel Camarero Benito que era el titular desde 1894, anteriormente (en la segunda mitad del siglo XIX) ejerció el cargo Francisco Lucio Pérez. En 1940, Manuel Hesse Murga, se hace cargo de la farmacia hasta 1941 que pasa a Ildefonso Gallo de la Iglesia.

Había nacido en Huerta del Rey y los estudios de farmacia los había realizado en Zaragoza.

En Hontoria se casó con Justa Gallego Muñoz (doña Justa) el primero de enero de 1900; doña Justa era hija única del matrimonio formado por Lorenzo Gallego Plaza y Nicanora Muñoz ya que su hermana Antonia había fallecido muy joven.

Don Paco, como le llamaban en Hontoria, era una persona de buen humor, le gustaba disfrutar de la vida y al mismo tiempo era responsable, trabajador y buen administrador de las fincas y numerosas propiedades de su esposa. Tenían muchas casas, fincas y los molinos que, además, fueron reutilizados como aserraderos a vapor y como centrales eléctricas. Todos estos bienes procedían del abuelo de doña Justa.

El matrimonio tuvo 11 hijos de los 20 partos de doña Justa, aunque solo 7 llegaron a mayores; su hijo “Satur” fue el que se quedó en Hontoria atendiendo el molino y la central eléctrica, pero finalmente, marchó a la Argentina.

Era una familia muy importante y querida en Hontoria, disponían de una calesa con caballo en la que se paseaba don Paco con sus hijos y una yegua que montaba doña Justa.

Fue alcalde de Hontoria durante el reinado de Alfonso XII desde 1918 a 1922 y durante este periodo tuvo que enfrentarse a la epidemia causada por la llamada “gripe española”; dado que el propio médico (Bernardo Santos) falleció a causa de la epidemia, don Paco tuvo que hacer frente él sólo a la multitud de contagios y muertes que se produjeron. Ver: http://www.pueblosconhistoria.com/la-gripe-espanola-de-1918-en-hontoria/

Años después, en 1921, inauguró las fuentes públicas dentro del casco urbano; fue una obra muy importante, tanto desde el punto de vista sanitario como práctico, ya que ahorraba mucho tiempo a los vecinos para ir a buscar el agua. Ver: http://www.pueblosconhistoria.com/1921-inauguracion-de-las-fuentes-publicas/

Volvió a ser alcalde durante la dictadura del general Primo de Rivera, entre 1928 y 1930.

Don Paco y Doña Justa en la puerta de la farmacia

A la esposa de don Paco todos la recordamos como “doña Justa”; era una señora muy respetada y querida ya que ayudaba, en lo que podía, a los que a su casa acudían. Su abuelo materno era Antonio Muñoz de Miguel, alcalde de Hontoria en 1878, miembro de la familia de la Vizcondesa. Doña Justa era hija única del matrimonio formado por Lorenzo Gallego Plaza y Nicanor Muñoz ya que su hermana Antonia había fallecido muy joven.

Foto cedida por: Faustina Manso Rejas

Hontoria del Pinar, 1921. Inauguración de las fuentes públicas, Puerta de la iglesia de Nuestra Señora de la Asunción

En el centro, el obispo de Osma acompañado por dos sacerdotes, uno de ellos es el de Hontoria (don Nicéforo Olalla).

El alcalde (con bastón de mando) es don Francisco Cámara Benito, farmacéutico.

Don Julián Muñoz de Miguel (1840 – 1929), senador por Soria, el segundo por la izquierda, de la familia de la Vizcondesa.

Su hijo don Julián Muñoz Romaña, juez y notario de Madrid, el segundo por la derecha.

 

1911

Don Paco a la grupa de su caballo en la puerta de su casa.

Años 70.

Pilar con un grupo de amigas en la puerta de la farmacia.

Pilar Sanz Cámara era nieta de don Paco y doña Justa.

Era hija de Santiago Sanz (de Zaragoza) y de Antonia Camara Gallego (hija de don Paco y doña Justa).

Pilar regentó la farmacia algun tiempo, años despues de haber fallecido su abuelo.

Pilar murió en el verano de 2016.

 

Don Paco era un gran aficionado a la caza y a la pesca.

Aquí le vemos en la puerta de la farmacia con su perro y algunas piezas a sus pies.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *